lunes, 30 de enero de 2017

Antropofagia

Jaime Valdivieso


Tanto se amaron Juan Luis y Luisa María que decidieron quitarse la vida.
Pero querían que el mismo amor, el deseo, la voracidad erótica fuera su cuchillo y su verdugo.
Y decidieron irse a un motel.
Allí estuvieron tres días y dos noches.
Después, nadie pudo explicarse jamás el misterio: dos esqueletos intactos sobre una cama, cubiertos aún por una delgada película de baba, como si una lengua ávida y morosa hubiese recorrido cada uno de los huesos dejándolos suaves y transparentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario