domingo, 1 de enero de 2017

Cenicienta II

Ana María Shua


Desde la buena fortuna de aquella Cenicienta, después de cada fiesta la servidumbre se agota en las escalinatas barriendo una atroz cantidad de calzado femenino, y ni siquiera dos del mismo par para poder aprovecharlos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario