lunes, 2 de enero de 2017

El viejo y la muerte

Ana María Shua


El hombre muy viejo se jactaba de conocer a la muerte porque estaba más cerca de ella que otros hombres. Muchos le preguntaban cómo es, y para cada uno pensaba la respuesta que lo dejaría satisfecho. Es como antes de haber nacido, es como un rinoceronte ciego, es como la cocina de la casa de tu abuela. Así decía, y por sus palabras era amado. Sin embargo, la muerte lo había visitado ya, sin que él fuera capaz de reconocerla: y hacía mucho que estaba en ella sin saberlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario