lunes, 30 de enero de 2017

Encuentro desigual

Andrea Maturana


Lo conoció una noche en el bar. Desde entonces se sientan a la misma mesa.
–Cuidado, porque vengo de otra parte.
–No importa de dónde vengas.
Se toman de las manos, se observan.
Tanto tiempo sin amar; ya casi no recuerdan.
Ella elige un día. Lo arrastra hasta su puerta.
–No insistas.
–Quiero que vengas.
La sigue y ambos entran.
Ella se desnuda, se le acerca.
Él se deja tomar por ella la cabeza, se deja acariciar, la observa.
Ella sonríe hasta que llega a su frente. Se detiene allí, tuerce la mueca.
–¡Qué es esto! ¡Quién eres!
Siente dos cuernos que la aterran.
–Te dije que era de otra parte, contesta.
Y la ve cómo se chamusca, cómo se quema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario