martes, 3 de enero de 2017

Ermitaño I

Ana María Shua


Con ambrosía en la mesa de los reyes fue tentado el ermitaño, y con el olor del pan oscuro que su madre sacaba del horno en las mañanas. Y diez años resistió y después estuvo libre de la tentación.
Con los temores y horrores del infierno fue tentado el ermitaño/ y con la imagen de su mismísimo padrastro, las riendas en la mano. Y quince años resistió y estuvo libre de la tentación.
Con mujeres colmadas de carnes y deseos fue tentado el ermitaño y con la hija del herrero de su pueblo, que cierta vez le había sonreído. Y veinte años resistió y estuvo libre de la tentación.
Y después de veinte años de vida en el desierto, ya nada lo tentó, y su corazón fue árido y seco, y su sacrificio ya no tuvo mérito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario