viernes, 6 de enero de 2017

Inventario mutilado

Guillermo Velásquez Forero


“Comprendí que todos pertenecían al mismo clan, que todos eran devoradores de hombres”.
Lu Sin

Para subsistir, un hombre tenía que vender su sangre, también vendía mensualmente sus células sexuales a un banco de semen, su dentadura completa fue a parar a un laboratorio de reimplantes dentales, varias veces le desollaron el culo porque tuvo que vender la piel glútea a una clínica de injertos; cuando la crisis económica se agravó, la necesidad lo obligó a vender un riñón y un ojo. Después, negoció los huesos de una pierna y un brazo y varias costillas, logró venderlos a buen precio. Y el hombre continuó mutilándose sin piedad, traficando con sus órganos vitales, haciendo de su cuerpo una carnicería ambulante. Al final, el hombre puso en venta sus excrementos, pero pese a los grandes avances científicos y a tantas reformas políticas, la mierda humana no había adquirido valor de cambio, aún no se apreciaba como mercancía debido a que los pobres también la producían.


No hay comentarios:

Publicar un comentario