viernes, 24 de febrero de 2017

La bestia

Javier Tafur González


Cultivaba el jardín de dalias, hortensias, claveles y caléndulas. Una noche sintió pasos y una respiración profunda. Se levantó y escuchó saltar la cerca y galopar entre las sombras. Al amanecer descubrió las huellas de los cascos y trozadas algunas matas. Para la nueva noche dejó guayabas en la canoa. Antes de acostarse apareció en su frente una mancha morada. A las doce llegaron sus pasos lentos, su aliento expansivo; pastaba. Lo espió por una rendija: era gris plateado. A esa hora, a ella, ya se le insinuaba el cuerno y la luna regaba el jardín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario