martes, 7 de febrero de 2017

La promesa cumplida

Jaime Alberto Vélez González


Atrapado en una trampa de cacería, el lobo pidió ayuda a un pastor que pasaba por allí.
Si me liberas –prometió el lobo con voz entrecortada–, dejaré de ser lo que soy y me comportaré como otro animal. ¡Vamos, ayúdame, por favor!
El pastor, conmovido, lo liberó. Días después, sin embargo, el pastor sorprendió al lobo cuando perseguía a un cordero.
–¿Y la promesa? –reclamó el pastor.
–La he cumplido –dijo–; ahora soy otro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario