sábado, 4 de febrero de 2017

Viejo remedio

Jaime Alberto Vélez González


El diligente cuidador de rebaños no había podido dormir en los últimos días debido a que los lobos, al menor descuido, atacaban. Sospechando un rapto a sus espaldas, decidió contar las ovejas del rebaño, y entonces comprobó que aquel viejo remedio para el insomnio resultaba de veras infalible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario