jueves, 9 de marzo de 2017

La casa

Harold Kremer


Otra vez aquí –dijo la abuela–. Ven.
Cada vez que soñaba, la abuela me llevaba por la casa, señalaba las puertas de los cuartos y decía:
Aquí vive tu bisabuelo, aquí tu hermano José, aquí Salvico, aquí… Y así, en cada sueño, la casa crecía con los cuartos de mis antepasados.
Alguna vez pregunté por uno de los nombres y la abuela me dijo:
Es el bisabuelo de tu abuelo.
Esta noche recorrimos la casa entera, repasamos los nombres y llegamos a un cuarto nuevo. Miré a la abuela. Me dijo:
Este es tu cuarto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario