domingo, 26 de marzo de 2017

La punta de la madeja

Gustavo Masso


Cuando ella descubrió su primera cana quiso arrancarla de un tirón, pero como el odioso pelo blanco se prolongaba, jaló y jaló, mientras su cuerpo se destejía, hasta que sólo quedó una niña llorando asustada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario