jueves, 23 de marzo de 2017

Treinta días tenía septiembre

Robert F. Young


El letrero en el escaparate decía: “Maestra en Venta. Baratísima”.
Y en letras más pequeñas: “Puede cocinar, coser y sabe desenvolverse en el hogar”.
Al verla, Danby pensó en pupitres, borradores y hojas de otoño; en libros, sueños y risas. El dueño de aquella pequeña tienda de segunda mano la había ataviado con un vestido de alegres colores y unas minúsculas sandalias rojas. Permanecía en una caja, colocada en posición vertical en el escaparate, igual que una muñeca de tamaño natural, esperando que alguien la volviera a la vida.
Danby intentó descender de la calle hacia el estacionamiento donde tenía su Baby Buick. Probablemente Laura tenía ya una cena automatizada dispuesta en la mesa y se pondría furiosa si llegaba tarde. Sin embargo continuó donde se hallaba, alto y delgado, con su juventud aún cercana, refugiada en sus pardos y ávidos ojos, mostrándose débilmente en la suavidad de sus mejillas.
Su inercia lo molestó. Había pasado mil veces junto a la tienda en su camino desde el estacionamiento a la oficina y viceversa, pero aquella era la primera vez que se detuvo para mirar el escaparate.
Pero… ¿no era ésta la primera vez que el escaparate exhibía algo que le interesara?
Danby intentó afrontar la pregunta. ¿Le interesaba una maestra? No mucho. Sin embargo, Laura necesitaba alguien que la ayudara en las faenas domésticas, mientras no pudieran hacer frente al gasto de una criada automática y Billy, sin duda, sacaría provecho de algunas clases particulares, además de la televisión, ahora que se aproximaban los exámenes más difíciles…
Su cabello lo hizo pensar en la luz del sol de septiembre, y su rostro en un día de septiembre. Una neblina otoñal lo envolvió y, de súbito, su inercia lo abandonó por completo y empezó a caminar, pero no en la dirección que antes pensó…
–¿Cuánto vale la maestra del escaparate? –preguntó.
Antigüedades de toda clase se hallaban esparcidas por la tienda. El dueño era un hombre viejo y menudo, con espeso cabello blanco y ojos del color del pan de jengibre. También tenía aspecto de antigüedad.
–¿Le gusta, señor? Es muy hermosa –fulguró ante la pregunta de Danby.
Danby se sonrojó.
–¿Cuánto? –repitió.
–Cuarenta y nueve dólares con noventa y cinco centavos, más cinco dólares por la caja.
Danby apenas podía creerlo. Ante la escasez de maestras, lo lógico sería que el precio aumentara y no que disminuyera. Un año antes, cuando pensó comprar una maestra de tercer grado, reconstruida, para que ayudara a Billy en su trabajo teleescolar, el precio más bajo que pudo encontrar sobrepasó los cien dólares. Sin embargo, la habría comprado de no haberlo disuadido Laura. Su mujer nunca fue a una verdadera escuela y no lo comprendía.
¡Pero cuarenta y nueve dólares con noventa y cinco centavos! ¡Y también podía cocinar y coser! Seguro que Laura no tendría inconveniente…
No lo habría, desde luego, a menos que él le diera oportunidad.
–¿Está… está en buen estado?
El rostro del dueño se oscureció.
–Ha sido completamente restaurada, señor. Nuevas baterías, nuevos motores. Sus cintas magnetofónicas pueden funcionar aún otros diez años y sus memorizadores, probablemente, durarán para siempre. Pase por aquí. La traeré para mostrársela.
La caja estaba montada sobre ruedas, pero resultaba difícil de manejar. Danby ayudó al viejo a sacarla del escaparate. Permanecieron junto a la puerta de la tienda, donde la luz era más clara.
El viejo retrocedió con gesto de admiración.
–Quizá soy anticuado –dijo–, pero aún creo que los telemaestros jamás podrán compararse con los de verdad. Usted fue a una verdadera escuela, ¿no es cierto, señor?
Danby asintió con la cabeza.
–Lo pensé. Es curioso que nunca deje de notarse.
–Póngala en funcionamiento, por favor –rogó Danby.
El activador era un pequeño botón oculto detrás del lóbulo de la oreja izquierda. El dueño buscó a tientas durante un momento antes de encontrarlo; luego se escuchó un pequeño “clic”, seguido de un suave y casi inaudible ronroneo. Al punto, el rubor se insinuó en sus mejillas, el pecho comenzó a elevarse y descender, los azules ojos se abrieron…
Las uñas de Danby se clavaron en las palmas de sus manos.
–Hágala decir algo.
–Puede responder casi todo, señor –afirmó el viejo–. Palabras, escenas situaciones… Si decide llevarla y no queda satisfecho, devuélvala y tendré mucho gusto en regresarle su dinero. –Se colocó frente a la caja–. ¿Cómo se llama? –le preguntó a la maestra.
–Señorita Jones –su voz era una brisa de septiembre.
–¿Su ocupación?
–Soy maestra de cuarto grado, señor, pero puedo dar además los grados primero, segundo, tercero, quinto, sexto, séptimo y octavo, y tengo amplia formación humanística. Soy también hábil en las tareas domésticas, buena cocinera y puedo efectuar trabajos sencillos, tales como coser botones, zurcir calcetines, remendar descocidos y rasgaduras en la ropa.
–Pusieron muchas mejoras a los últimos modelos –explicó el viejo–. Cuando al fin comprendieron que la teleeducación se implantaría, empezaron a hacer todo lo posible para derrotar a las compañías de cereales. Pero no lograron nada… Salga de su caja, señorita Jones. Muéstrenos lo bien que sabe caminar.
Cruzó la parduzca habitación, con sus pequeñas sandalias rojas que centelleaban sobre el polvoriento suelo, con su vestido que era como un alegre chaparrón de colores. Permaneció en espera junto a la puerta.
A Danby se le hizo difícil hablar.
–Perfecto –dijo por fin–. Póngala de nuevo en su caja; me la llevo.

–¿Algo para mí, papito? –gritó Billy–¿Algo para mí?
–Claro –confirmó Danby mientras empujaba la caja por el sendero de acceso para levantarla sobre el diminuto porche–. Y también para tu madre.
–Esperemos que valga la pena –cortó Laura, con los brazos cruzados, en la puerta–. La cena está como una piedra.
–Puedes calentarla –repuso Danby–. ¡Mira, Billy!
Levantó la caja sobre el umbral, respirando con alguna dificultad, y la metió por el corto vestíbulo hasta la sala. Ésta estaba invadida por un joven con chaqueta rosa que se había invitado solo mediante la pantalla de 120 pulgadas, desde donde se proclamaba ruidosamente la superioridad del nuevo Lincolnette 2061 convertible.
–¡Ten cuidado con la alfombra! –advirtió Laura.
–No te preocupes, no voy a estropear tu alfombra –aseguró Danby–. ¿Querría alguien, por favor, apagar el televisor para que tengamos un momento de tranquilidad?
–Yo la apago, papito –con sus zancadas de niño de nueve años, Billy cruzó la habitación y silenció al joven de la chaqueta rosa.
Danby hurgó en la tapa de la caja, notando la respiración de Laura en la nuca.
–¡Una maestra! –murmuró la mujer con voz entrecortada al descubrir el contenido–. ¡Con todas las cosas que un hombre adulto podría traer al hogar para su esposa y apareces con esto!
–No es una maestra corriente –dijo Danby–. Puede cocinar, coser, puede… Puede hacerlo exactamente todo. Siempre andas lamentándote de que necesitas una criada. Bien, ahora ya la tienes. Y Billy tiene alguien que lo ayude en sus telelecciones.
–¿Cuánto? –Danby se dio cuenta por primera vez de lo afilado que era el rostro de su esposa.
–¡Cuarenta y nueve dólares con noventa y cinco centavos!
–¡Cuarenta y nueve dólares con noventa y cinco centavos! ¿Estás loco? Estuve ahorrando para cambiar nuestro Baby Buick por un nuevo Cadillette y tú lo malgastas en una vieja y estropeada maestra. ¿Qué sabe de teleducación? ¡Si está anticuada cincuenta años!
–¡No quiero que me ayude en mis telelecciones! –gritó Billy, mirando hoscamente la caja–. Mi telemaestro dice que esas viejas maestras de forma humana no servían para nada. ¡Y les pegaban a los niños!
–¡No es verdad! –repuso Danby–. Sé lo que digo porque fui a una verdadera escuela todo el tiempo hasta octavo grado. –Se volvió hacia Laura–. ¡Funciona bien, no es anticuada y sabe más acerca de la auténtica educación de lo que jamás sabrán tus telemaestros! Puede coser, puede cocinar…
–¡Entonces dile que caliente nuestra cena!
–¡Lo haré!
Introdujo la mano en la caja, bajó el pequeño interruptor de encendido y, cuando se abrieron los ojos azules, dijo:
–Venga conmigo, señorita Jones –y la condujo a la cocina.
Quedó muy complacido por la forma como ella respondió a sus instrucciones. La cena fue retirada de la mesa en un santiamén y puesta de nuevo en un abrir y cerrar de ojos, caliente, humeante y deliciosa.
Laura se ablandó.
–Bien…
–¡Claro que bien! –exclamó Danby–. Dije que podía cocinar, ¿no es cierto? Ahora ya no tendrás que quejarte de interruptores trabados, de uñas rotas, de…
–Está bien, George. No insistas.
Su rostro había vuelto a la normalidad, si bien aún parecía un poco afilado, pero ello habitualmente formaba parte de su atractivo, al igual que sus oscuros y cariñosos ojos y su boca de forma tan exquisita. Acababa de hacerse reforzar los pechos de nuevo y, en verdad, tenía un aspecto formidable con su nuevo negligé oro y escarlata. Le puso un dedo bajo la barbilla y la besó.
–Bueno, comamos –dijo.
Por alguna razón se había olvidado de Billy. Desde la mesa vio a su hijo en el umbral, viendo fija y tristemente a la señorita Jones, ocupada en preparar el café.
–¡No me pegará! –afirmó Billy, sosteniendo la mirada de su padre.
Danby rio. Se sentía mejor, ahora que la mitad de la batalla estaba ganada. La otra mitad podía ser atendida más tarde.
–Por supuesto que no va a pegarte –aseguró–. Ahora ven y come tu cena como un niño bueno.
–Sí –asintió Laura–, y date prisa. Pasan Romeo y Julieta en “La Hora del Oeste” y no quiero perdérmela.
Billy cedió.
–Bueno, está bien –dijo.
Sin embargo, evitó a la señorita Jones mientras entraba en la cocina y ocupaba su lugar en la mesa.

Romeo Montesco lio un cigarro con dedos hábiles, lo puso entre sus labios, oscurecidos por el sombrero de ala ancha, y lo encendió. Después condujo su lustroso caballo hacia la ladera iluminada por la luna en dirección al rancho de los Capuleto.
–Me conviene ser prudente –se dijo–. Los altivos Capuleto, pastores y enemigos tradicionales de mi familia, descendiente de nobles ganaderos, me abatirán de un disparo sin contemplaciones, de presentarse la oportunidad. Pero esa muchacha que encontré esa noche en el claro bien vale el riesgo.
Danby frunció el ceño. Nada tenía contra las adaptaciones de los clásicos, pero a su entender, quienes las escribían se extralimitaban con sus eternos conflictos entre ganaderos y ovejeros. Con todo, Laura y Billy no parecían hacer el menor caso. Inclinados hacia adelante en sus sillones especiales, miraban fija y extasiadamente la pantalla de 120 pulgadas. Tal vez los especialistas que escribían las obras tenían razón.
Hasta la señorita Jones parecía interesada… pero eso era imposible, recordó Danby. No podía estar interesada. Nada significaba el hecho de que sus ojos azules estuvieran enfocados en la pantalla, lo único que realmente hacía era estar sentada allí, consumiendo su batería. Debería haber seguido el consejo de Laura y desconectarla…
El caso es que no tuvieron corazón para hacerlo. Era una crueldad privarla de la vida, aun temporalmente.
Danby experimentó una sensación de ridículo. Se movió irritado en su sillón al darse cuenta de que había perdido el hilo de la obra. Cuando lo recuperó, Romeo había escalado el muro del rancho Capuleto y, tras deslizarse a través del huerto, se hallaba en un florido jardín.
Julieta Capuleto salió al balcón tras cruzar un par de antiguas puertas francesas. Llevaba un traje blanco de vaquera –o de ovejera–, con una falda de la longitud del muslo, y un sombrero de ala ancha coronaba sus abundantes y descoloridos cabellos rubios. Se asomó por la baranda del balcón y escrutó el jardín.
–¿Dónde estás, Romeo? –dijo, arrastrando las palabras.
–¡Esto es ridículo! –exclamó bruscamente la señorita Jones–. ¡Las palabras, los trajes, la acción, el lugar… todo es incorrecto!
Danby quedó atónito. Recordó entonces lo que el dueño del baratillo había dicho acerca de su respuesta a escenas y situaciones tanto como a palabras. En realidad había entendido que el viejo se refería a las escenas y situaciones inherentes a sus obligaciones como maestra, no todas las escenas y situaciones.
Una molesta prevención cruzó por la mente de Danby. Advirtió que tanto Laura como Billy se habían apartado de su alimento visual y observaban a la señorita Jones con ojos incrédulos. El momento era crítico.
Se aclaró la garganta.
–La obra no es realmente “incorrecta”, señorita Jones –explicó–. Sólo fue escrita de nuevo. ¿No lo comprende? Nadie le prestaría atención en su estado original. Sin público, sin patrocinadores, ¿cuál sería su sentido?
–¿Pero tenían que convertirla en un western?
Danby miró con aprensión a su esposa. La incredulidad había sido remplazada por un furioso resentimiento. Con precipitación se volvió hacia la señorita Jones.
–Los westerns están ahora de moda, señorita Jones –explicó–. Es una especie de renacimiento de los primeros días de la televisión. Como le gustan a la gente, los patrocinadores los auspician y los escritores buscan nuevo material para ellos.
–¡Pero vestir a Julieta con ropa de vaquera! Está por debajo del nivel de los peores espectáculos.
–George, ya basta –la voz de Laura era glacial–. Te dije que estaba cincuenta años anticuada. ¡O la desconectas o me voy a dormir!
Danby suspiró y se levantó. Se sintió avergonzado al aproximarse a la señorita Jones y buscar a tientas el pequeño botón detrás de su oreja izquierda. Ella lo miró tranquilamente, con las manos reposando inmóviles en su regazo, su respiración yendo y viniendo rítmicamente a través de sus sintéticas fosas nasales.
Fue como cometer un asesinato. Danby se estremeció mientras regresaba a su sillón.
–¡Tú y tus maestras! –le reprochó Laura.
–¡Cállate! –cortó Danby.
Miró la pantalla e intentó interesarse en la emisión. No lo logró. El siguiente programa presentó una historia policiaca titulada Macbeth. Tampoco le gustó. Echó una mirada subrepticia a la señorita Jones. Su pecho ahora estaba inmóvil, sus ojos cerrados. La estancia parecía horriblemente vacía.
Al final ya no pudo soportarlo. Se levantó.
–Voy a dar un paseo en coche –le informó a Laura, y salió.
Sacó el Baby Buick de la pequeña cochera y se dirigió hacia la avenida, mientras se preguntaba una y otra vez por qué una anticuada maestra lo había afectado de esa manera. No se trataba simplemente de nostalgia, aunque algo también había en sus sentimientos: nostalgia de septiembre, de la escuela, de la entrada a clases en las mañanas de septiembre, de ver cómo la maestra salía del pequeño cuarto junto al pizarrón al sonar la campana y decía: “Buenos días, niños. ¿No es un hermoso día para estudiar?”
Pero nunca le gustó la escuela más que a los otros niños. Septiembre aún tenía importancia para él por algo más que los libros y los sueños de otoño. Era algo que perdió en alguna parte a lo largo de su vida, algo indefinible, intangible, algo que ahora necesitaba con desesperación…
Danby condujo el Baby Buick avenida abajo, virando entre los fugaces automóviles. Al dar vuelta para entrar a la calle lateral que llevaba a Friendly Fred’s, vio un nuevo puesto en la esquina, con un gran letrero que rezaba: “¡HOT DOGS GIGANTES A LAS BRASAS! ¡Pruebe un auténtico hot dog a la parrilla! ¡Próxima apertura!”
Pasó de largo y entró al estacionamiento cercano a Friendly Fred’s. Salió del coche hacia la noche estrellada de primavera y se acercó al local. Pese a que estaba atestado, se las arregló para encontrar un compartimiento vacío. Introdujo una moneda de 25 centavos en el distribuidor y pidió una cerveza.
La sorbió pensativamente en su vaso de papel encerado. El compartimiento estaba mal ventilado y olía a su último ocupante, un bebedor de vino, supuso Danby. Pensó en los viejos tiempos, cuando el aislamiento en los bares era desconocido y había que permanecer mezclado con los restantes clientes, con el desagradable resultado de que cada uno sabía lo que los demás bebían y el grado de borrachera que alcanzaban. Su pensamiento volvió luego a la señorita Jones.
Una pequeña pantalla de televisión sobre el distribuidor de bebidas anunciaba: “¿Tiene problemas? Sintonice a Friendly Fred, que escuchará sus penas (sólo 25 centavos por tres minutos).” Danby deslizó una moneda de un cuarto de dólar en la ranura correspondiente. Se escuchó un chasquido y la moneda repiqueteó en el recipiente de devoluciones, al mismo tiempo que la voz grabada de Friendly Fred decía:
–Ocupado en este momento, compañero. Estaré con usted dentro de un minuto.
Después de un minuto y otra cerveza, Danby hizo un nuevo intento. Esta vez la pantalla se iluminó y el rostro de Friendly Fred adquirió paulatina nitidez.
–Hola, George. ¿Cómo estás?
–No muy mal, Fred. No demasiado mal.
–Podría ser mejor, ¿eh?
Danby asintió con la cabeza:
–Lo adivinó, Fred. Lo adivinó –miró el pequeño mostrador con su solitaria cerveza –. Yo… compré una maestra –confesó.
–¡Una maestra!
–Admito que es extraño, pero pensé que quizás el niño necesitaría un poco de ayuda en sus clases… los exámenes más difíciles llegarán pronto y ya sabe cómo se sienten los niños cuando no envían las respuestas correctas y no pueden ganar un premio. Y luego creí… es una maestra especial, ¿comprende, Fred? Pensé que ayudaría a Laura en las faenas de la casa. Cosas así…
Su voz se apagó poco a poco mientras levantaba la vista hacia la pantalla. Friendly Fred movía su amistoso rostro con solemnidad. Sus mejillas temblaron ligeramente.
–George, escúcheme. Deshágase de esa maestra. ¿Me oye, George? Deshágase de ella. Esas maestras androides son tan perjudiciales como las auténticas… las de carne y hueso, quiero decir. ¿Sabe por qué, George? No lo creerá, pero yo lo sé. Acostumbraban pegarles a los niños. Es cierto, les pegan… –se oyó un zumbido y la pantalla se hizo borrosa–. Terminó el tiempo, George. ¿Desea depositar otro cuarto de dólar?
–No, gracias –repuso Danby. Acabó su cerveza y se marchó.
¿Odiaban todos realmente a las maestras? Y si era así, ¿por qué no odiaban todos también a los telemaestros?
Danby consideró esta paradoja durante todo el día siguiente, en el trabajo. Cincuenta años antes pareció que los maestros androides iban a resolver el problema educativo tan eficazmente como la reducción de tamaño y precio de los automóviles había resuelto el problema económico. Con el cambio de siglo, no obstante, aunque los androides remediaron el déficit de maestros, sólo lograron poner de relieve el otro aspecto del problema: el déficit de escuelas. ¿Para qué servía disponer de suficientes maestros cuando no existía el número indispensable de aulas para la enseñanza? ¿Cómo se hallaría el dinero para construir nuevas escuelas, cuando el país tenía la necesidad constante de nuevas y mejores autopistas?
Era absurdo decretar que la construcción de escuelas públicas debería tener prioridad sobre la de carreteras ya que, de descuidarse éstas, automáticamente disminuía la tendencia del ciudadano medio a comprar nuevos automóviles, debilitando de este modo la economía y precipitando una depresión. Esto hacía la construcción de nuevas escuelas algo más difícil de lo que era antes.
Aceptado esto, había que descubrirse ante las compañías de cereales. Al introducir los telemaestros y la teleeducación, habían salvado la situación. Un simple maestro en una habitación, con una pizarra a un lado y una pantalla de cine al otro, era capaz de impartir clases a cincuenta millones de alumnos. Si alguno de ellos se sentía molesto por el sistema de enseñanza, no tenía más que cambiar de canal para sintonizar otro de los programas teleeducativos patrocinados por las numerosas compañías de cereales. (Por supuesto, era responsabilidad de los padres del alumno que éste no se saltara las clases o sintonizara el grado siguiente antes de aprobar los exámenes correspondientes.)
Pero la mejor característica de tan ingenioso sistema era el feliz hecho de que las compañías de cereales sufragaban todos los gastos, dispensando de este modo al contribuyente de una de sus más onerosas obligaciones y dejando sus bolsillos más preparados para afrontar los impuestos sobre las ventas, impuestos de gasolina, peajes y pagos de automóvil. Y todo lo que las compañías de cereales pedían, a cambio de este admirable servicio público, era que los alumnos –y, preferiblemente, también los padres– consumieran sus productos.
Por lo tanto, después de todo no existía tal paradoja. Una maestra era un anatema, porque simbolizaba gasto; una telemaestra era una respetable servidora pública, porque simbolizaba una gran concentración económica. Aunque la diferencia, Danby lo sabía, iba mucho más allá.
El odio hacia las maestras era en parte atávico a consecuencia de las campañas de propaganda que las compañías de cereales lanzaron al poner su idea en práctica. Eran responsables del mito, ampliamente difundido, de que las maestras androides les pegaban a sus alumnos, y con frecuencia actualizado, por si alguien lo dudaba aún.
La cuestión radicaba en que la mayor parte de los ciudadanos eran teleeducados y, por lo tanto, no conocían la verdad. Danby era una excepción. Nació en una pequeña ciudad cuya localización montañosa hizo imposible la recepción de la televisión; antes de que su familia emigrara, asistió a una verdadera escuela. Por eso sabía que las maestras no les pegaban a sus alumnos.
A menos que Androides Inc. hubiera distribuido por error uno o dos modelos deficientes. Y eso no era probable. Androides Inc. era una sociedad muy eficiente. Crearon excelentes mozos para las gasolinerías, sin contar la reconocida calidad de sus taquígrafas, camareras y criadas.
Naturalmente no estaban al alcance del negociante medio ni del padre de familia tipo… Pero, ¿no constituía todo eso una razón más por la cual Laura debería sentirse satisfecha con una sirvienta eficiente?
Pero no se sentía satisfecha. Cuando Danby llegó a casa aquella noche y la miró a la cara supo, sin asomo de duda, que no se sentía satisfecha.
Jamás había visto sus mejillas tan contraídas, sus labios tan delgados.
–¿Dónde está la señorita Jones? –pregunté.
–En su caja –respondió Laura–. ¡Y mañana por la mañana se la devolverás a quien se la compraste y harás que te restituyan nuestros cuarenta y nueve dólares con noventa y cinco centavos!
–¡No me pegará otra vez! –gritó Billy, acuclillado frente a la pantalla del televisor.
Danby palideció.
–¿Le pegó?
–Bueno, no exactamente –dijo Laura.
–¿Lo hizo o no lo hizo? –insistió Danby.
–¡Explícale lo que dijo de mi telemaestra! –gritó Billy.
–Dijo que la maestra de Billy no estaba capacitada para enseñar ni a caballos.
–¡Y cuéntale lo que dijo de Héctor y Aquiles!
–Dijo que era una vergüenza sacar un melodrama de vaqueros e indios de una obra clásica como la Ilíada y llamarlo educación.
La historia salió gradualmente. La señorita Jones mostró, al parecer, una gran inquietud intelectual desde el momento mismo en el que Laura la conectó por la mañana. Según la señorita Jones, todo en la casa de Danby era malo, desde los programas de teleeducación que Billy miraba en el pequeño televisor rojo de su habitación, y los programas matutinos y vespertinos que Laura veía en el gran televisor de la sala, hasta el diseño del tapiz del vestíbulo (pequeños Cadillettes rojos, retozando a lo largo de entrelazadas cintas asfálticas), la ventana en forma de parabrisas de la cocina y la escasez de libros.
–¿Te das cuenta? –dijo Laura– ¡Cree que aún se editan libros!
–Todo lo que quiero saber –manifestó Danby–, es si le pegó.
–Te lo estoy explicando.
Alrededor de las tres, la señorita Jones sacudía el cuarto de Billy, quien miraba obedientemente sus clases, sentado en su pequeño pupitre, absorto en los esfuerzos de los vaqueros por conquistar el poblado indio de Troya. De repente, la señorita Jones cruzó la habitación como loca, enunció sacrílegos comentarios acerca de la alteración de la Ilíada, y apagó el aparato justamente en medio de la clase. Entonces fue cuando Billy comenzó a gritar; al irrumpir Laura en la habitación, encontró a la señorita Jones asiendo su brazo con una mano y levantando la otra para dar el golpe.
–Llegué a tiempo –concluyó Laura–. No sabes lo que pudo haber hecho. ¡Pudo haberlo matado!
–Lo dudo –cortó Danby–. ¿Qué sucedió luego?
–Tomé a Billy para apartarlo de ella y le ordené que se retirara a su caja. Después cerré la tapa. ¡Y te juro, George Danby, que permanecerá cerrada! ¡Mañana por la mañana la devolverás, si quieres que Billy y yo continuemos viviendo en esta casa!
Danby se sintió mal toda la noche. Apenas probó la cena y languideció durante “La Hora del Oeste”, echando vistazos fugaces, cuando Laura no lo miraba, hacia la caja que permanecía silenciosa junto a la puerta. La heroína de “La Hora del Oeste” era una bailarina, una rubia que medía 98-60-95, llamada Antígona. Por lo visto, sus dos hermanos se habían matado el uno al otro en un tiroteo y el sheriff del lugar, un personaje llamado Creón, sólo permitió a uno de ellos un entierro decente en Boot Hill, insistiendo de modo ilógico en que el otro fuera abandonado en el desierto como pasto para los buitres. Antígona mantenía otro punto de vista ante su hermana Ismenia; si un hermano merecía una tumba respetable, el otro también. Antígona iba a remediar esta situación. ¿Querría Ismenia ayudarla? Pero Ismenia era cobarde, por lo que Antígona decidió solucionar el problema por sí misma. Luego, un viejo explorador llamado Tiresias se dirigía hacia el pueblo y…
Danby se levantó sin ruido, se deslizó a la cocina y salió por la puerta trasera. Subió al automóvil y condujo hacia la avenida, con las ventanillas abiertas y el aire cálido golpeando su rostro.
El puesto de hot dogs de la esquina estaba por cerrar. Le echó una perezosa ojeada mientras giraba por la calle lateral. Había cierto número de compartimientos vacíos en Friendly Fred’s y escogió uno al azar. Tomó varias cervezas, de pie en el pequeño mostrador solitario y pensó durante largo rato. Seguro que su esposa e hijo se habían ido a dormir, volvió a su hogar, abrió la caja de la señorita Jones y la conectó.
–¿Le iba a pegar a Billy esta tarde? –preguntó.
Los ojos azules lo miraron con firmeza, mientras las pestañas temblaban a rítmicos intervalos y las pupilas se ajustaban gradualmente a la lámpara de la sala, que Laura dejó encendida.
–Soy incapaz de golpear a un ser humano, señor. Creo que la cláusula está en mi garantía.
–Me temo que su garantía caducó hace algún tiempo, señorita Jones –repuso Danby. Su voz era espesa y sus palabras se confundían–. Paro no importa. Lo tomó del brazo de todas formas, ¿no es cierto?
–Tuve que hacerlo, señor.
Danby frunció el ceño. Volvió a la sala, caminando como si sus piernas fueran de hule.
–Venga y siéntese. Explíquemelo todo, señ… señorita Jones –dijo.
La vio salir de su caja y cruzar la habitación. Había algo extraño en su modo de andar. Su paso ya no era ligero, su cuerpo ya no parecía delicadamente equilibrado. Con sobresalto se dio cuenta de que cojeaba.
Se sentó en el sofá y se acomodó junto a ella.
–La pateó, ¿verdad? –inquirió.
–Sí, señor. Tuve que detenerlo o hubiera continuado.
Una luz rojiza llenó la estancia. Luego, sutilmente, ésta se disipó ante la naciente comprensión de que en sus manos se hallaba el arma psicológica con la cual podría reprimir en lo sucesivo toda objeción a la señorita Jones.
–Lo siento mucho, señorita Jones. Me temo que Billy es muy agresivo.
–Lo extraño sería lo contrario, señor. Quedé horrorizada hoy cuando supe que esos horribles programas constituyen todo su alimento educativo. Su telemaestro es poco más que un viajante encargado de vender la particular marca de palomitas de maíz de su compañía. Ahora comprendo por qué sus escritores deben volver a los clásicos para conseguir ideas. Su facultad creadora fue sofocada por los tópicos, ya desde su etapa embrionaria.
Danby estaba encantado. Jamás había oído a nadie hablar de ese modo. No eran las palabras. Era la manera con que las decía, la convicción que mostraba su voz, pese a tratarse de un altavoz hábilmente construido, conectado a unas cintas magnetofónicas, conectadas a su vez a inimaginablemente intrincados memorizadores.
Sentado allí junto a ella, viendo moverse sus labios, descender sus pestañas, siempre tan suavemente sobre aquellos ojos tan azules, era como si septiembre hubiera entrado a la habitación. De súbito, un sentimiento de paz lo envolvió. Los dulces y suaves días de septiembre desfilaron otra vez ante su mirada y comprendió por qué eran distintos a los demás días. Eran diferentes porque tenían profundidad, belleza y quietud; porque sus cielos azules contenían promesas de días más dulces y suaves por venir…
Eran diferentes porque tenían significado…
Aquel momento se hacía grato de modo tan intenso que Danby deseó que jamás terminara. El mero hecho de pensar en ello lo torturaba con insoportable agonía e, instintivamente, efectuó el único gesto físico a su alcance para prolongarlo.
Pasó un brazo alrededor de los hombros de la señorita Jones.
Ella no se movió. Seguía allí sosegadamente, con su pecho que se alzaba y descendía a intervalos regulares, sus largas pestañas que se movían hacia abajo de vez en cuando como oscuros y apacibles pájaros aleteando sobre azules y límpidas aguas…
–El programa que vimos la noche pasada –dijo Danby–. Romeo y Julieta. ¿Por qué no le gustó?
–Era más bien horrible, señor. Una parodia barata y despreciable, la belleza de los versos corrompida y oscurecida…
–¿Conoce usted los versos?
–Algunos de ellos.
–Dígalos, por favor.
–Sí, señor. Al terminar la escena del balcón, cuando los dos enamorados están despidiéndose, dice Julieta: “¡Buenas noches, buenas noches! Despedirse es tan dulce aflicción, que diré buenas noches hasta que sea mañana”. Y contesta Romeo: “¡El sueño more sobre tus ojos, la paz en tu pecho! ¡Quisiera yo fuesen el sueño y la paz, tan dulces para descansar!” ¿Por qué omitieron eso, señor? ¿Por qué?
–Porque vivimos en un mundo despreciable –dijo Danby, sorprendido ante su súbita percepción–, y en un mundo despreciable las cosas preciosas son inútiles. Dig… Diga los versos de nuevo, por favor, señorita Jones.
–“¡Buenas noches, buenas noches! Despedirse es tan dulce aflicción, que diré buenas noches hasta que sea mañana…”
–Déjeme terminar –Danby se concentró–. “El sueño more sobre tus ojos, la paz…”
–“…en tu pecho…”
–“Quisiera yo fuesen el sueño y la paz, tan…”
–“…dulces…”
–“¡…tan dulces para descansar!”
Bruscamente la señorita Jones se puso de pie.
–Buenas noches, señora –dijo.
Danby no se molestó en levantarse. No habría servido de nada. De cualquier modo, podía ver bastante bien a Laura desde donde se hallaba. Su mujer permanecía en el umbral de la sala con su nueva piyama “Cadillette” y los pies desnudos, silenciosos en su subrepticio descenso de la escalera. Los automóviles bidimensionales que adornaban la piyama eran de un vivo bermellón y parecían correr sobre su cuerpo, rampando por encima de sus pechos, su vientre, sus piernas…
Vio su afilado rostro y sus fríos y despiadados ojos y supo que serían inútiles las explicaciones, que no comprendería, no podría comprender. Y descubrió con súbita y horrible claridad que en el mundo en el cual vivía, septiembre estuvo muerto durante décadas, y se vio a sí mismo cargando la caja por la mañana en el Baby Buick y descendiendo las relucientes calles de la ciudad en dirección al pequeño almacén de objetos para pedir al dueño que le devolviera el dinero. Miró a la señorita Jones que permanecía, incongruentemente, en la poco acogedora sala y le oyó decir una y otra vez, como disco rayado:
–¿Algo está mal, señora? ¿Algo está mal?

Transcurrieron varias semanas antes de que Danby se sintiera lo suficientemente bien para volver a Friendly Fred’s en busca de una cerveza. Para entonces, Laura había empezado a hablarle otra vez y el mundo, aun cuando no fuera el mismo de antes, recuperó algunos de sus aspectos anteriores. Hizo salir al Baby Buick de la pequeña calzada y se introdujo calle abajo en el multicolor tráfico de la avenida. Era una clara noche de junio y las estrellas aparecían como puntas de alfileres de cristal sobre el fuego fluorescente de la ciudad. El puesto de hot dogs de la esquina estaba terminado y abierto al público. Varios clientes junto al resplandeciente mostrador cromado miraban cómo una camarera volteaba unos panecillos vieneses sobre una también cromada parrilla. Había algo familiar en el alegre centelleo de su vestido, el modo en que se movía, la forma en que el suave nacimiento de su cabello enmarcaba su dulce rostro… El nuevo propietario se apoyaba en el mostrador a cierta distancia, charlando con un cliente.
Había una tensión en el pecho de Danby mientras estacionaba el Baby Buick, salía y se encaminaba a través del batiente hacia el mostrador; una tensión en su pecho y un constante latido en las sienes.
Había llegado a la parte del mostrador donde estaba el propietario y, cuando iba a inclinarse para abofetear su presumido y grueso rostro, vio un pequeño letrero de cartón apoyado en un tarro de mostaza, letrero que decía:
SE NECESITA MOZO
Un puesto de hot dogs estaba muy lejos de ser un aula de septiembre, y una maestra distribuyendo hot dogs jamás se podría comparar con una maestra dispensadora de sueños. Pero cuando se necesitaba algo con urgencia había que tomarlo como fuera y dar, además, las gracias…
–Podría trabajar por las noches –dijo Danby al propietario–. Es decir, desde las seis hasta las doce…
–Sería estupendo –manifestó el dueño–. Aunque me temo que no podré pagarle mucho al principio. Comprenda, acabo de empezar y…
–No importa –replicó Danby–. ¿Cuándo empiezo?
–Cuanto antes, mejor.
Danby se acercó hasta donde una parte del mostrador se levantaba sobre ocultos goznes, entró y se quitó el saco. Si a Laura no le gustaba la idea, podía irse al infierno, pero sabía que no le importaría, porque el dinero adicional que ganara haría realidad el sueño de su mujer, el Cadillette.
Se puso el delantal que le entregó el dueño y se unió a la señorita Jones frente a la parrilla.
–Buenas noches, señorita Jones –dijo.
Ella volteó y sus ojos azules parecieron iluminarse y su cabello era como el sol surgiendo en una brumosa mañana de septiembre.
–Buenas noches, señor –respondió, y un aire de septiembre se levantó en la noche de junio y sopló a través del puesto y fue como volver a la escuela, después de un interminable y vacío verano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario