martes, 13 de junio de 2017

Diana al descubierto

Rodolfo Luna


No siempre la fiera Diana ha dedicado todo el tiempo al ejercicio de la caza, causa tanto de su extrema habilidad con el arco como de la firmeza de sus miembros. Hubo meses en que prefería darse largos baños en una gruta, pasar las horas tumbada en compañía de ninfas. En esos días, accidentalmente, un hombre tuvo la desgracia de sorprenderla desnuda. Ella tomó las armas y por primera vez erró el tiro. El joven fue metamorfoseado en ciervo. Algunos hallaron justo el castigo por estar en proporción al pudor de la casta diosa. Mas ¿qué culpa hay en lo involuntario? Confundidos, los perros desgarraron al amo. Acteón pereció ignorando que todo era para evitar el escándalo de una palabra: celulitis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario