domingo, 25 de junio de 2017

Final para un cuento fantástico

I. A. Ireland


–¡Qué extraño! –dijo la muchacha avanzando cautelosamente–. ¡Qué puerta más pesada!
La tocó, al hablar, y se cerró de pronto, con un golpe.
–¡Dios mío! –dijo el hombre–. Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. ¡¿Cómo?, nos han encerrado a los dos!
–A los dos no. A uno solo –dijo la muchacha.
Pasó a través de la puerta y desapareció.


No hay comentarios:

Publicar un comentario