lunes, 5 de junio de 2017

La historia de la mujer que siempre quería estar más delgada

Ursula Wolfel


Una mujer quería por todos los medios ser delgada. Tomaba para desayunar sólo una cucharada de leche cuajada descremada y la acompañaba con una taza de té para adelgazar. Después se iba a la oficina.
Allí, en el descanso del mediodía, leía una receta en el Libro de cocina para adelgazar. Cuando tenía mucha hambre leía dos recetas. Eso le bastaba.
Por la noche preparaba una ensalada con tres pastillas para adelgazar, sal y zumo de limón. Los domingos añadía una pizca de mostaza a la ensalada de pastillas.
La mujer adelgazó. Pero quería adelgazar más. Un día leía en el descanso el Libro de cocina para adelgazar.
Estaba un poco cansada y se durmió. Y el libro se cerró. Enseguida volvieron del bar los compañeros. Al principio sólo vieron el libro encima de la mesa. Después encontraron a la mujer: estaba como señal entre la página 48 y la 49.


No hay comentarios:

Publicar un comentario