miércoles, 14 de junio de 2017

Una pequeña sugestión

Martin Panzer


¿Ha sido usted hipnotizado alguna vez? ¿Lo ha sido? Piense usted. ¿Ha sido usted hipnotizado alguna vez? Usted puede ser hipnotizado. Usted puede ser hipnotizado. Sí, sí, puede usted ser hipnotizado. Incluso usted puede ser hipnotizado. ¿Sabe usted lo que quiere decir ser hipnotizado? Simplemente que usted actúa bajo la dirección de otra persona, mediante un proceso de sugestión. Así de sencilla es la cosa. Entre más concentra usted su atención en la sugerencia que recibió, más fuerte es la hipnosis. Yo lo puedo hipnotizar a usted. Usted me puede hipnotizar a mí. Antes de que pasen veinticuatro horas, usted se va a tocar el codo izquierdo con el índice de su mano derecha. Usted va a tocarse el codo con el índice. Usted se va a tocar el codo izquierdo, con su índice de la mano derecha. ¿Lo entiende usted bien? Antes de que pasen veinticuatro horas, si usted lee este artículo hasta el final, va a tocarse el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. Entre más intente resistir hacerlo, más probable es que lo haga. Y si usted se toca el codo izquierdo con el índice de la mano derecha, usted habrá sido hipnotizado por mí, aunque yo esté a cientos de millas de usted. Quizá no lo haga inmediatamente, sino hasta que pasen algunas horas. Pero si usted está leyendo con atención el presente artículo, va a llegar un momento en que usted no pueda resistir el impulso de tocarse el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. Quizá usted se sienta desconcertado después de haberlo hecho. Quizá tenga usted la impresión de ser un tonto mientras lo está haciendo. Pero el hecho es que usted lo hará. Usted lo hará. A menos de que usted tenga una débil personalidad y no pueda concentrarse en la sugestión mía, usted lo hará. Usted se tocará el codo izquierdo con el índice de la mano derecha, antes de que pasen veinticuatro horas.
Usted va a intentar no pensar más en este artículo. O va usted a pensar en él, tratando de vencer el impulso de tocarse el codo izquierdo con el índice de su mano derecha, antes de que el día termine. O simplemente se va a reír, pensando que soy muy ingenuo por escribir ésto. Pero si usted termina de leer este artículo, antes de que pasen veinticuatro horas, usted se tocará el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. No importa cuál sea su opinión presente sobre este artículo. Usted va a hacer lo que yo le digo, antes de que pasen veinticuatro horas. Y si usted lo hace, usted ha sido hipnotizado. Cierto, yo no puedo obligarlo a usted contra su voluntad. Pero es el caso que usted va a hacerlo sin que esto sea contra su voluntad. En cuanto usted lea este artículo, va a ser de su voluntad tocarse el codo izquierdo con el índice de la mano derecha.
Algunas personas son más sensibles que otras al poder de sugestión. Yo he visto muchos hombres que, en estado de hipnosis, pueden resistir sin dolor alguno que se les entierren alfileres en la carne. Ni les dolía, ni las heridas sangraban. Y he visto a muchas mujeres hacer cosas extraordinarias bajo la influencia del hipnotismo. Todas estas personas estaban mucho más fuertemente hipnotizadas que usted, que está leyendo este artículo. Porque si usted realmente lee ésto hasta el final, usted quedará hipnotizado. Quizá solamente un poquito, pero hipnotizado en verdad.
Eso es el hipnotismo: sugestión. No hay nada místico o sobrenatural en el fenómeno. Todo lo que usted hace, lo hace bajo el peso de alguna sugestión. Cuando usted hace algo que no está en su costumbre hacer, algo raro o extraordinario como en el caso presente, usted está hipnotizado. La diferencia es solamente de intensidad.
Ordinariamente usted no se tocaría el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. Pero antes de que veinticuatro horas hayan pasado, usted va a responder a mi sugestión, haciéndolo. Y usted habrá sido hipnotizado.Si su capacidad de concentración y su sensibilidad son finos, quizá usted suspenda la lectura para tocarse el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. Si su sensibilidad y su capacidad de concentración no son de tan alta calidad, usted tardará horas en obedecer mi sugestión. Pero de todos modos, usted lo hará. Usted lo hará. El solo hecho de que su mente está en estos instantes reflexionando sobre mi sugestión, es casi una garantía de que antes de que pasen veinticuatro horas, usted se tocará el codo izquierdo con el índice de la mano derecha.
Quizá en un momento dado usted estará comiendo o trabajando. O quizá esté entretenido en una charla con un amigo. Pero este artículo estará haciendo presión en su ánimo, y de repente, usted no podrá resistir el impulso, y se tocará el codo izquierdo con el índice de su mano derecha. Usted quizá lo haga como una casualidad, para ocultar de usted mismo el hecho de que se sintió obligado a hacerlo. Pero usted lo hará. Usted lo TIENE que hacer. Se lo he sugerido a usted con tal fuerza, que usted no tendrá más remedio que responder a la sugestión. Entonces usted podrá afirmar que ha sido hipnotizado. Quizá usted se resista a hacerlo hasta la hora de irse a dormir. Pero usted no podrá cerrar los ojos esta noche hasta que se haya tocado el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. La idea no lo dejará dormir, lo hará revolverse en la cama sin poder conciliar el sueño, hasta que usted se haya tocado el codo izquierdo con el índice de la mano derecha. Hasta que usted lo haga, hasta entonces podrá dormir.
Comprenda usted: yo no puedo hipnotizarlo contra su voluntad.
Pero si usted ha leído hasta aquí, ya no será contra su voluntad. Ya el trabajo ha sido hecho. Yo lo he hipnotizado a usted.
No importa qué método uso. Quizá le suene a usted esto como brujería. Quizá piense usted que necesita tocarse el codo izquierdo con el índice de la mano derecha, para deshacerse de la confusión que he creado en su mente con este artículo. No importa qué piense usted, el hecho es que habrá obedecido. Lo cierto es que usted se estará tocando el codo izquierdo con el índice de la mano derecha.
Y eso es todo.
ANTES DE QUE PASEN VEINTICUATRO HORAS, USTED SE TOCARÁ EL CODO IZQUIERDO CON EL ÍNDICE DE SU MANO DERECHA.
Cuando usted lo haga, sabrá que ha sido hipnotizado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario