sábado, 1 de julio de 2017

Amor a la tierra

Jaime Lopera


Cuenta J. G. Ballard que el rito de la fertilidad en una tribu indígena, cuyo nombre y ubicación omite, consiste en cavar agujeros en el desierto y copular con la tierra. Un día, hechizado por esa imagen, lo pillaron procurando un orgasmo con el muy respetable campo de críquet de Shepperton, su ciudad natal, al oeste de Londres.
Ahora comprendo la razón por la cual me siento enamorado de la encina de mi patio: porque descubro que con ella también me asaltan ideas de fertilidad. Cuando la poseo, por lo general en la medianoche para evitar los chismes y los alborotos, ella parece gemir entre sus nudos rugosos y yo, en cambio, me deleito con la esperanza de verla parir algún día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario