sábado, 1 de julio de 2017

Equus

Jaime Lopera


La desmesurada erección del caballo la dejó estupefacta y atemorizada. Pasado un tiempo, a ella la persuadieron de prestarse al experimento de inseminación –en el momento preciso de su fertilidad– y fue así como recibió en su vientre todo el fluido del equino sin detenerse a pensar en la clase de criatura que habría de ser engendrada.
Fue un niño robusto y alegre. Tan sólo que el médico no pudo ocultar su preocupación porque la criatura, en vez de llorar, relinchaba como un bendito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario